Los buitres leonados de la Sierra de Guara


El Buitre Leonado es, junto con el buitre negro, el alimoche y el quebrantahuesos, una de las pocas especies de buitres que pueden verse en Europa occidental.

Se le puede encontrar sobretodo en España y Portugal, en algunas zonas aisladas de Francia donde ha sido reintroducido ( Gorges du Tarn ) e Italia.

En España se puede observar todo el año, es una especie sedentaria.


El buitre leonado es un ave planeadora más que voladora, pues apenas mueve las alas en el aire, permaneciendo cernido en las altas corrientes durante las horas de más calor del día.

Puede llegar a los 10 kg de peso, con una envergadura que puede alcanzar los 260 cm.


Los buitres leonados suelen vivir en zonas montañosas recortadas por profundos valles, en donde se producen brisas ascendentes causadas por el calentamiento de las laderas orientadas al sol.

Son grandes conocedores no sólo del vuelo ascendente, sino de las rutas y los vientos apropiados a las distintas alturas para trazar sus recorridos.


Al amanecer suelen verse en los bordes de los acantilados y barrancos, a la espera de que haga el calor necesario para poder ganar la altura suficiente para rebasar las crestas y las cumbres.


Al atardecer vuelven a sus refugios donde pasan la noche, incuban el huevo cuando es época y sacan adelante a sus crías.


Las principales amenazas sobre los buitres son el envenenamiento por comer cebos envenenados colocados ilegalmente en el campo por cazadores o ganaderos para el control de depredadores, la falta de alimento por la escasez de muladares y las molestias en las colonias de cría por escaladores y excursionistas que provocan fracasos reproductivos.




En la Sierra de Guara los buitres leonados se reparten principalmente en las colonias de cría del Balced, en los Fornazos de Morrano, en el Mascún en Rodellar y en el cañon del río Vero.


En Santa Cilia de Panzano existe un observatorio de aves, junto al parque municipal.

El Centro de interpretación La Casa de los Buitres ubicado en el campanario de la iglesia, posee distintas cámaras de video que permiten ver los comederos de buitres.

La localidad de Alquézar y el Río Vero son otro destino perfecto para la observación de aves.

Una ruta muy sencilla es la que podéis hacer desde Alquézar por las pasarelas del Vero.






Comentarios