martes, 15 de enero de 2019

Vadiello

Vadiello en la Sierra de Guara - Foto La Casa de Anais



Embalse de Vadiello

Este idílico y solitario paraje que forma el agua del embalse, el propio río y sus barrancos y los monumentales mallos que lo rodean, es una visita obligada para todo aquel que desee conocer la Sierra de Guara y disfrutar de la naturaleza y el silencio, a tan sólo media hora de La Casa de Anais en Abiego.
Ocupa parte del desfiladero del río Guatizalema, al pie de los Mallos de Ligüerri.

Asimismo en la zona del embalse se encuentran los barrancos de Escomentué, del Diablo, de Lazas y la Canal del Palomo que cobijan numerosas buitreras.

En este enclave el visitante puede practicar el senderismo, a enclaves como la ermita rupestre de San Chinés o a la de San Cosme y San Damián, o bien observar las múltiples rapaces que aquí habitan.

Para los más atrevidos, la escalada en los mallos o la espeleología en las cuevas del entorno son las dos alternativas estrella.

San Cosme en la Sierra de Guara - Foto La Casa de Anais


Mallos de Vadiello


Huevo de San Cosme en la Sierra de Guara - Foto La Casa de Anais

En un entorno singular y especialmente bello con el embalse del mismo nombre en la parte central, se levantan estas formaciones de conglomerados, grandes paredes verticales aisladas, denominados mallos.
Los de aquí son conocidos como los Mallos de Ligüerri, y están dominados por los monolitos la Mitra y el Puro, junto con el barranco de Isarre en el que se encuentra la ermita de San Chinés.
Otro de los símbolos pétreos de Vadiello es el "Huevo de San Cosme".


Vadiello en la Sierra de Guara - Foto La Casa de Anais



Entradas más populares